Learn more about CCRLS
Reading recommendations from Novelist
Online learning resources
Cover image for The right-hand shore
Format:
Title:
The right-hand shore
ISBN:
9780374203481

9781250033284
Edition:
First edition.
Publication:
New York : Farrar, Straus and Giroux, 2012.
Physical Description:
358 pages ; 24 cm
Summary:
While visiting the dying owner of the family's estate in order to secure his inheritance, Edward hears stories about his family and land, from an ancestor's 1857 sale of soon-to-be emancipated slaves to a doomed effort to cultivate a peach orchard.
Holds:

Available:*

Library
Call Number
Status
Searching...
FIC TILGHMAN
Searching...
Searching...
FIC TILGHMAN 2012
Searching...

On Order

Summary

Summary

A masterful novel that confronts the dilemmas of race, family, and forbidden love in the wake of America's Civil War

Fifteen years after the publication of his acclaimed novel Mason's Retreat , Christopher Tilghman returns to the Mason family and the Chesapeake Bay in The Right-Hand Shore .

It is 1920, and Edward Mason is making a call upon Miss Mary Bayly, the current owner of the legendary Mason family estate, the Retreat. Miss Mary is dying. She plans to give the Retreat to the closest direct descendant of the original immigrant owner that she can find. Edward believes he can charm the old lady, secure the estate and be back in Baltimore by lunchtime.

Instead, over the course of a long day, he hears the stories that will forever bind him and his family to the land. He hears of Miss Mary's grandfather brutally selling all his slaves in 1857 in order to avoid the reprisals he believes will come with Emancipation. He hears of the doomed efforts by Wyatt Bayly, Miss Mary's father, to turn the Retreat into a vast peach orchard, and of Miss Mary and her brother growing up in a fractured and warring household. He learns of Abel Terrell, son of free blacks who becomes head orchardist, and whose family becomes intimately connected to the Baylys and to the Mason legacy.

The drama in this richly textured novel proceeds through vivid set pieces: on rural nineteenth-century industry; on a boyhood on the Eastern Shore of Maryland; on the unbreakable divisions of race and class; and, finally, on two families attempting to save a son and a daughter from the dangers of their own innocent love. The result is a radiant work of deep insight and peerless imagination about the central dilemma of American history.

The Right-Hand Shore is a New York Times Notable Book of 2012.


Author Notes

Writer Christopher Tilghman was born in Boston in 1946 and later graduated from Yale University.

After Tilghman served in the Navy, he took on construction work until he was able to establish himself as a writer.

Tilghman's short stories appeared in The New Yorker magazine and in Best American Short Stories. He also published In a Father's Place, a collection of short stories, and Mason's Retreat, his first novel.

(Bowker Author Biography)


Reviews 5

Publisher's Weekly Review

Tilghman's exquisite third novel returns to the eastern shore of Maryland to prefigure the events of his first, Mason's Retreat. It's 1920, and recently married Edward Mason has arrived at the Retreat-a former plantation and peach orchard, and now a dairy-to meet his distant cousin, Mary Bayly, the current owner. Mary's cancer has put the fate of the property in jeopardy-and Edward in line to receive the gift and burden of the land. After an unsettling interview with the formidable Mary, Edward sits with the longtime property manager, Oral French, and his wife, who recount the Retreat's secrets, from miscegenation to slavery to murder. Listening to the pain caused by pride, selfishness, and the desire for love, Edward feels "mauled by the pull of the past, still so fresh for these people." The tale's descent into tragedy is nevertheless beautiful; "creamy yellow" sunlight and the perfume of peach blossoms pervade Mason's Retreat alongside its ghosts and horrors. Tilghman maneuvers through the misery of three generations, following each elegant plot turn inevitably back to its source: this living, breathing land on the shores of the Chesapeake Bay. Agent: Geri Thoma, Markson Thoma. (May) (c) Copyright PWxyz, LLC. All rights reserved.


Kirkus Review

A return to the Mason estate in Maryland, where an ill-fated family's hopes are pulled apart by inexorable forces. Tilghman (Roads of the Heart, 2004, etc.) published the novel Mason's Retreat, about that property at Chesapeake Bay, in 1996. This new novel returns to the same place and family but is set earlier in time. An act of cruelty--selling the estate's slaves south just before Emancipation--sets the mood, irretrievably ruining the Retreat for scion Ophelia Mason. Her marriage to scientific farmer Wyatt Bayly sees the acreage turned into a vast peach orchard where Wyatt, "a friend of the Negro," employs Abel Terrell as his assistant. Abel's clever son Randall is the inseparable friend of Wyatt's child Thomas, and the boys are educated together and equally, while Wyatt's daughter Mary is taken to France by Ophelia, who is increasingly living separately from her husband. These tensions between mother and father, black and white, brother and sister, come to a head in 1890 when the peach trees succumb to disease, and Randall turns against Thomas because of Thomas' love for Randall's sister. Breakdown, murder and a family split ensue, leaving Mary to her own difficult destiny. Tilghman's trademark nuanced observation and insight are abundantly apparent, but there's no real center to this insistently portentous parable of multiple blight.]] Copyright Kirkus Reviews, used with permission.


Booklist Review

Tilghman returns to the Eastern Shore of Maryland to continue his Mason family saga. It is 1922, and Miss Mary Bayly is dying. Having no children, she asks the nearest male heir, Edward Mason, to come to Mason's Retreat to see if he is worthy of taking it over. Edward arrives planning to charm the old lady, get the property, and return home. But while taking a tour of the property, he learns some of the history of the Retreat. From the cruel selling of the slaves prior to Emancipation by her grandfather to the failed vast peach orchard of her father, the Retreat has born much. But it was the friendship of two boys, one black and one white, one a descendant of slaves and one of the Masons, that really changes things. Mary's brother falls in love with his best friend's sister, something not acceptable to either family. Rich in narrative and vision, this is an absorbing and poignant tale of family, race, and love of land.--Dickie, Elizabeth Copyright 2010 Booklist


New York Review of Books Review

WHEN Thomas Bayly was a little boy, snuggled in his housekeeper's lap, he asked her why she was called Hattie's Mary. She told him it was her slave name and she'd chosen to keep it "as a way of always having her mother with her." "Then he asked her what happened to her mother, and she answered that there are some questions you should never ask. You should never ask a prisoner what he did to get put in jail, never ask a widow whether she gets lonely in bed, and never ask a freed slave what happened to her family. Thomas was perhaps 4 when she gave him these answers, and he retained them until he could make sense of them, one by one." Christopher Tilghman's third novel and fifth work of fiction, "The Right-Hand Shore," shows us the consequences of Thomas's conversation with Hattie's Mary, and of his struggle to redeem himself and his future bride from both the sins of his forefathers and the sufferings of hers. Thomas is the heir to Mason's Retreat, a vast property on the Eastern Shore of Maryland that has been in his family since 1657. In the late 19th century, when Thomas comes of age, it includes not only some thousand acres of orchards, woods and arable land, but also Tuckertown, a settlement of black families working as orchardists, blacksmiths, harness makers and servants on the Retreat and neighboring estates. Mason's Retreat has been making its appearance in various forms in Tilghman's fiction for the last 20-odd years. In his first book, the story collection "In a Father's Place," we see it as the "Big House," feared by the son of a white farmworker in the 1960s, and later as the ancestral home - a place of "mildewed stillness that smelled of English linen and straw mats" - to which an aspiring novelist brings his villainous new girlfriend for a summer weekend. From story to story, novel to novel, Tilghman's readers have become familiar with this Chesapeake plantation, with its summer kitchen and its smokehouse, its box bushes and its oyster-shell paths and stands of loblolly pines, its big views of tidal waters. We have grown accustomed to the scowling 17th-century portrait of "Cousin Oswald" that hangs on the wall of the yellow stucco manor house and have heard the same family names of the neighboring gentry, farm laborers and watermen who have inhabited this peninsula for generations. This is not to suggest that familiarity breeds comfort. Tilghman has no intention of creating an upper-crust, mid-Atlantic version of Lake Wobegon. There's nothing cozy or even colorful about his depiction of the Eastern Shore, a region where his own ancestors once lived. In fact, he's quite pitiless about the toll of moral ambiguity exacted on the people who live in a border country that's neither land nor sea, neither North nor South, about "the despair and loneliness one could feel on this hollow landscape, the flat, unrelieved and empty world." In much of Tilghman's early fiction, history - local history, family history - is something that's ducked gracefully, synopsized anecdotally. It's a burden children flee and then are summoned home to. His subject has always been the dissolution of families, how parents and children drift apart and disappoint one another. In certain of his novels, however, Tilghman has attacked head-on the historical complexities that might have made a Chesapeake plantation at some times an Eden and at others a cursed, murderous place. In his 1996 novel, "Mason's Retreat," set just before World War II, Tilghman portrays the family tragedy awaiting Edward Mason, an industrialist who brings his wife and two sons back to the Eastern Shore to reclaim the estate that has been willed to him by a spinster cousin, Miss Mary Bayly. Now Tilghman has written what he describes as a "prequel" : the story of how the fearsome Miss Mary ended up running, single-handed, this place that seems to eat its men alive. Constructed, "Wuthering Heights" style, as a succession of narratives told to Edward Mason by Miss Mary and her employees on his daylong tour of the Retreat, "The Right-Han¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ Shore" represents an outing of some of America's most troubled ghosts. We learn how Miss Mary's grandfather, a hard, prescient man who, realizing in the 1850s that "the whole thing was over anyway," sold all his field slaves for "30 cents on the dollar" to a "weasel faced" Virginia trader. We learn how her mother, Miss Ophelia, then 15, watching this traduced multitude of men, women and children make its way down the dock, felt relieved that "the mean slaves, the scary ones, were getting on the boat, and the nice people, those who always greeted her and made a fuss about her red hair, they were staying." And though this shameful memory haunts Miss Ophelia, leading her to feel that "the whole American adventure" is founded on expropriation and servitude, "that's the way it was in Maryland in those days. In the North, there was one principle, one war, one story; in the South, one cause, one defense, one history ; but in the borders, in the middle ground, there were as many principles and wars and histories as there were human beings to hold them, to survive them, to preserve them." Miss Ophelia's two brothers die fighting for the Confederacy, but she will marry, according to her father's wishes, a Unionist, an idealistic man who believes he can rid the Retreat of slavery's curse - by converting the estate to a massive peach orchard, which he works side by side with his pickers according to the most advanced scientific principles, and by educating his black orchardist's prodigiously gifted son, Randall Terrell, together with his own son, Thomas. As sometimes happens, in literature as in life, it's the reformers who do the most harm, the well intentioned who are punished. Randall and Thomas grow up as close as twin brothers, with one will, one unspoken language binding them. But as Zoe Gale, the Retreat's half-blind clairvoyant cook, prophesies, "no good comes when Jacob plays with Esau, or when Cain plays with Abel." The destruction that is visited upon the Terrell family and the Baylys - the consequence of those slaves being sold south some 40 years earlier -will spare no one. Tilghman unfolds his harsh lesson with precision, delicacy and startling humor. When he's writing about the inner life of Tuckertown, you forget he's white. When he writes about the orchardist's wife's worries about her daughters, you forget he's a man. He's equally persuasive describing the procedures of modern dairy farming and the economic fallout from the Civil War. "The Right-Hand Shore" is the dark, magisterial creation of a writer with an uncanny fee! for the intersections of place and character in American history. His readers will want to hear more stories from this Eastern Shore estate. Let's just hope he doesn't keep us waiting for another 16 years. Tilghman's characters live in a border country that's neither land nor sea, neither North nor South. Fernanda Eberstadt's most recent novel is "Rat"


Library Journal Review

After more than 15 years, Tilghman returns to the story of the Mason family of Maryland's Eastern Shore first introduced in Mason's Retreat, to which this new work serves as prequel. In 1922, Edward Mason first visits the Retreat because its dedicated caretaker, Miss Mary, is dying and needs an heir. Before Edward can inherit, he must learn all of the family's, and the land's, dark history. The Retreat seems cursed, which perhaps started when Mary's grandfather cruelly sold his slaves in 1857 after deciding that the institution of slavery is doomed. After both her brothers are killed in the Civil War, Ophelia Mason must marry to inherit and save the Retreat. In Baltimore, she meets Wyatt Bayly, who becomes responsible for the land and house. Ophelia has no love for her home, and, after having two children with Wyatt, she withdraws to Baltimore, bringing along her daughter, Mary, while leaving Thomas with his father. The stories of the Retreat and those who live and work there are relayed to Edward, and the reader, over the course of one long day. VERDICT A haunting tale, richly detailed and thoughtfully planned and written; not a light read, but an enjoyable one. [See Prepub Alert, 11/7/11.]-Shaunna Hunter, Hampden-Sydney Coll. Lib., VA (c) Copyright 2012. Library Journals LLC, a wholly owned subsidiary of Media Source, Inc. No redistribution permitted.