Learn more about CCRLS
Reading recommendations from Novelist
Online learning resources
Cover image for The search for WondLa
Format:
Title:
The search for WondLa
ISBN:
9781416983101

9781847389664

9781416983118

9781442413030
Edition:
1st ed.
Publication Information:
New York : Simon & Schuster Books for Young Readers, ©2010.
Physical Description:
477 pages : illustrations, map ; 22 cm.
Series title(s):
Summary:
Living in isolation with a robot on what appears to be an alien world populated with bizarre life forms, a twelve-year-old human girl called Eva Nine sets out on a journey to find others like her. Features "augmented reality" pages, in which readers with a webcam can access additional information about Eva Nine's world.
Program Information:
Accelerated Reader AR 5.2 11.0 139492.
Holds:

Available:*

Library
Call Number
Status
Searching...
JF DITERLIZZI
Searching...
Searching...
DiTerlizzi, T.
Searching...
Searching...
J FICTION DITERLIZZI
Searching...
Searching...
J DiTerlizzi, T.
Searching...
Searching...
J DiTerlizzi Search for Wondla v.1
Searching...

On Order

Summary

Summary

When a marauder destroys the underground sanctuary that Eva Nine was raised in by the robot Muthr, the twelve-year-year-old girl is forced to flee aboveground. Eva Nine is searching for anyone else like her, for she knows that other humans exist, because of an item she treasures--a scrap of cardboard on which is depicted a young girl, an adult, and a robot, with the strange word, "WondLa." Tony DiTerlizzi honors traditional children's literature in this totally original space age adventure: one that is as complex as an alien planet, but as simple as a child's wish for a place to belong.


Author Notes

Tony DiTerlizzi was born in Los Angeles, California on September 6, 1969. He received a degree in graphic design from the Florida School of the Arts and the Art Institute of Fort Lauderdale in 1992. He spent six years working as a freelancer for TSR, the publisher of Dungeons and Dragons. His first picture book, Jimmy Zangwow's Out-of-this-World Moon Pie Adventure was published in 2000. He won the University of Chicago's Zena Sutherland Book Award for Ted and a Caldecott Honor in 2003 for The Spider and the Fly. He has written and illustrated numerous books including Adventure of Meno, G is for One Gzonk!, Kenny and the Dragon, and A Hero for Wondla.

He met author Holly Black during a magazine interview on his work for Dungeons and Dragons. Together, they created two series: The Spiderwick Chronicles and Beyond the Spiderwick Chronicles. In 2008, a live action adaptation of The Spiderwick Chronicles was made by Paramount Pictures and Nickelodeon Movies.

(Bowker Author Biography)


Reviews 6

School Library Journal Review

Gr 5-8-Twelve-year-old Eva Nine has spent her entire life raised by Muthr, a robot, in an underground compound on planet Orbona in the first book in Tony DiTerlizzi's dazzling fantasy series. When their Sanctuary is attacked by an evil hunter, Eva must venture above ground. On her search to find other humans, she meets a blue creature named Rovender. There are many perils in this strange land of trees that eat birds, giant water bears, and horrible sand snipers. With Rovender's aid, Eva Nine reunites with Muthr and communicates telepathically with a young water bear she rescues. This suspenseful fantasy ends on a very shocking note, leaving listeners wishing that the sequel was already available. This dazzling fantasy is superbly narrated by actress Teri Hatcher. She changes tone and timbre as she voices the many fantastical creatures and different languages, completely drawing listeners in with superb pacing. She completely draws in the listener with superb pacing. The book's artwork helps readers visualize the unique environment and can be accessed from the CDs with a computer and webcam. However, DiTerlizzi's writing is so visual and Hatcher is such an excellent narrator that listeners really don't need to consult the illustrations. Listeners will eagerly await the next installment.-B. Allison Gray, Santa Barbara Public Library System, CA (c) Copyright 2011. Library Journals LLC, a wholly owned subsidiary of Media Source, Inc. No redistribution permitted.


Publisher's Weekly Review

Spiderwick Chronicles coauthor DiTerlizzi introduces 12-year-old Eva Nine, who lives centuries in the future and is trying to discover whether she is the last human being on an alien world, in this series launch. After a hunter forces her out of Sanctuary-where she's been raised by a robot, Muthr-she finds a hostile world like nothing she has learned about or trained for. She makes friends, including a wanderer named Rovender and a telepathic "water horse" she calls Otto, but also finds unexpected enemies. While there is less imaginative variety than in the Spiderwick books, and the world does not seem as fully envisioned, there is still wonder aplenty in this tense, chase-filled journey to engage young readers, plus twists for adult fans of Twilight Zone-styled stories. The bond between Eva and her friends is well drawn, and Otto, happily, is more than just a human in alien form. DiTerlizzi's evocative, detailed pen illustrations (not all seen by PW), which have a retro Star Wars vibe, and interactive maps online, unlocked via Augmented Reality, contribute to a sense of adventure as Eva dives into the unknown. Ages 10-up. (Sept.) (c) Copyright PWxyz, LLC. All rights reserved.


Horn Book Review

After the destruction of her mechanized Sanctuary, robot-reared Eva Nine searches for other humans. Gray-green geometric illustrations are effective in supporting the story of Eva's quest, putting plenty of emotion into her eyes. A cliffhanger ending may heighten readers' anticipation of future installments. In the meantime, they can interact online with "Augmented Reality" maps of Eva's journey. (c) Copyright 2011. The Horn Book, Inc., a wholly owned subsidiary of Media Source, Inc. No redistribution permitted.


Kirkus Review

(Science fiction. 10-14)]] Copyright Kirkus Reviews, used with permission.


Booklist Review

Eva Nine has lived all her 12 years in an underground bunker, tended by a robot named Muthr and entirely unaware of the world outside. She finally gets her chance to see that world when she flees a fierce hunter beast looking to capture her for display in his Queen's museum. Drawing on classic otherworlds from Oz to Tatooine, DiTerlizzi imagines a dizzying array of fantastical creatures: walking, bird-chomping trees; enormous hopping water bears; and terrible, stabbing praying-mantis thingies, to name a few. The story mostly involves Eva coming face-to-face with them much as the reader does, with complete unfamiliarity and wonderment. DiTerlizzi packs the book full of handsome, dual-toned artwork that will help readers visualize some of the more complicated imagery, and a companion Web site makes use of a computer's webcam and augmented reality technology to create one of the niftier online experiences in the growing ranks of multiplatform books. Readers paying attention won't be too shocked by the final twist, but there are still plenty of unanswered questions for the next book.--Chipman, Ian Copyright 2010 Booklist


New York Review of Books Review

YEARS ago, I was a supporter of a new literary movement, one that uprooted the traditional tenets of narrative in modem fiction: Choose Your Own Adventure. The books in that series, which first appeared in 1979, did so much more than simply tell a tale: by offering the reader choices at critical junctures, each one gave a rapt fourth grader like me the opportunity to shape the story. (If you decide to use turbo boost, turn to Page 48. If you decide to use shields, turn to Page 50.) And, boy, were they addictive: Each novel would be voraciously consumed by a band of Toughskin-clad post-structuralists. I would kick Josh Zimring in the shins to get my hands on a copy before he did. A new genre of books for children tries to tweak narrative norms in a similar fashion. While not exactly creating an original form of user-generated content the way the Choose Your Own Adventure books did, they are using the Internet to expand beyond print. Of the three considered here, "Spaceheadz," by Jon Scieszka with Francesco Sedita, uses the Internet in the most straightforward - but also the most entertaining - way. Various Web sites are mentioned in its pages, and in a few instances these sites provide information that helps propel the plot (a fifth-grade boy is befriended by three extraterrestrials in human disguise; he must help them recruit millions of kids to their cause or Earth gets "turned off"). But for the most part, the online content serves more like the extras you get on a special-edition DVD. This is not necessarily a bad thing. The sites - including Anti-Alien Agency and Mrs. Halley's Comets - are witty, fun and full of a surprising amount of content. The online material is not some brave new effort at storytelling, as you can read the book without ever visiting any of the sites, but it's an admirable and enjoyable extension of the world Scieszka and Sedita have created. "Skeleton Creek: The Crossbones," the third installment of the "Skeleton Creek" series, goes further in straddling analog and digital realms. The continuing story of Ryan McCray and Sarah Fincher's investigation into the supernatural conspiracy surrounding their hometown is one part "X-Files," one part "Blair Witch Project." Sarah, an aspiring filmmaker, records her various expeditions and posts videos of them on her site, at sarahfincher.com, which readers can access when they encounter various passwords throughout the book. The videos are pretty spooky, and Sarah's site is full of hidden links that make repeated visits worthwhile. Unfortunately, reality requires the book to make some compromises. Given that not everyone has access to the Internet at all times, the book's narrator, Ryan, is prone to recapping the videos in the pages that follow each new password. In this fashion, the book tries to have it both ways: it wants to offer a rich multimedia experience for the reader while having the story stand on its own, broadband connection or not. But "The Crossbones" makes a different attempt to bridge online and offline content that is more interesting and important. At various times, Sarah and Ryan find information useful to their investigation by way of a Google or YouTube search. These searches are described in some detail - enough so that a reader can go down the same path and find the same information. These are not Web pages made by the book's author to appear real, but actual sites and videos that predate the book. This "found search result" form of storytelling is a clever way to bring in the outside world without calling too much attention to the practice. "THE SEARCH FOR WONDLA," by Tony DiTerlizzi, about young Eva Nine and her search for other humans on the planet Orbona, is perhaps the strongest of the three books mentioned here, with passages that are reminiscent of Arthur C. Clarke. The book's Web site, at wondla .com, is the main stage for something called WondLa-Vision, a tailored version of what is generically called augmented reality, the practice of superimposing data over photographic or¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿ ¿¿ ¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿ ¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿ ¿¿¿¿¿¿video images (think of Terminator-vision, with its tracking targets and data streams). WondLa-Vision works in concert with your PC's webcam. There are three illustrations spread throughout the book that can be "recognized" by WondLa-Vision. If you hold any of these up to your webcam while at the site, you will unlock an online map of Orbona (different images open different parts of the map). If only it were that simple, though. First you have to go to wondla.com. Then you have to download the WondLa-Vision software. Then you have to open that software back on the site. This creates two new windows on your screen, but it's never clear why. Then you have to wait about three minutes for WondLa-Vision to start. During this time, the WondLa-Vision window doesn't so much pop up as pop over - you can't minimize it or pull anything in front of it while you wait. Once WondLa-Vision is ready for action, you hold one of the book's images up to the webcam and wait for recognition. Finally, a map unfolds on the screen. The map is not clickable, though it does move around some, and you can move it yourself by moving the book in front of the webcam. Why you would, though, is unclear. The movements of the map are jerky and unpredictable, and if your webcam is on top of your monitor, you have to hold the book right in front of your face, making it hard to see what you're actually doing. But this makes it sound as if, once the execution is solved, all might be aces. The problem is not only that WondLa-Vision is time-consuming and temperamental, but the payoff is weak. All you get for your trouble is a map that doesn't do much more than the printed version you find at the end of the book. WondLa-Vision serves as a cautionary tale about technology: just because you can do something technologically doesn't necessarily mean you should. THESE three books point to a medium in transition. They still require readers to jump from book, to computer, back to book again. But with the rise of e-readers and other tablet devices like Apple's iPad, I have to imagine that some author is hard at work creating a fully digital experience that combines text, video, animation and data. Books, movies and video games will all contribute to this new form of storytelling, and I would not be surprised if it happens to children's and young adult literature first. We may scoff at so much gimmickry, but what adults call gimmickry kids call something else: awesome. Sam Grobart is the personal technology editor of The Times.